REVIEWS LIVE

REDF1

24 MARZO - VIC CLUB, SAO PAULO

RED FANG EN BRASIL

El que asistió a los estadounidenses de Red Fang en el Maximus Festival el año pasado tenía una certeza: los chicos tenían todo para ser los grandes titulares de la propia presentación. Cuando digo todo, quiero decir: fuerza, energía, presencia de escenario, carisma y un instrumental poderoso en vivo. "Eso es lo que probaron el pasado día 24, en el escenario del Vic Club, en Sao Paulo. Dueños de su propia fiesta, ellos llenaron la casa para una presentación cruda, instintiva, regada a mucha cerveza y sin frescura alguna.

La apertura de la noche contó con tres bandas que, de alguna manera, eran influenciadas por el stoner metal de Red Fang y traían matices del trabajo en las propias canciones. La primera de ellas fue Forte Norte, banda de la Zona Norte de São Paulo con un sonido pesado reflejo de las influencias que van desde Deftones a Pearl Jam, pasando, por supuesto, por Queens of the Stone Age y Red Fang.

Bien humorados y carismáticos, ellos colorearon al público de menos de 50 personas que estaban en la casa antes de las 18:00 para saltar con bandas como Cabrestos, Santo Fuerte y Tiro Sem Arma, que forman parte de su último EP, Overdose de Si, lanzado el año pasado.

A continuación, fue el turno de los también paulistanos de Último Engano. Ellos traían un sonido cargado de la sonoridad rap y una mezcla singular de influencias como Soulfly, Nação Zumbi, Hatebreed, Limp Bizkit, Sabotage y Dead Kennedys. El estilo parecía deshacerse del resto del line up, pero eso no era importante. Los músicos tocaron canciones con letras repletas de críticas sociales como A Sede da Ganância, Selva de Pedra y Distorção Social, de su disco Raízes do Caos (2016).

Por último, pero no menos importante, fue el turno de Mad Sneaks de presentarse a la audiencia que ya había ganado el Vic Club. Con un sonido que remite al grunge, new metal y un poco de stoner rock, los paulistanos trajeron canciones y una energía muy semejante a la de los headliners de la noche. Muy animados, ellos hicieron que la audiencia saltara de principio a fin con una esencia bastante 'rockstar' y canciones como Sangue Sujo.

REDF2

A las 20h, llegó la tan esperada presentación de Red Fang. A diferencia de tantas otras bandas que requieren bandas enormes, telones y tantos otros elementos para la personalización del escenario, los estadounidenses se mantuvieron sencillos, sin nada de eso, y brillaron como ninguna otra banda. Sin misterio, subieron al escenario poco a poco para auxiliar en el montaje y prueba de sus instrumentos, interactuando con el público.

Cuando finalmente subieron al escenario, era raro encontrar un fan que no tuviera una cerveza en las manos. Las latas llenaban todas las mesas, apoyos y espacios libres de la casa. La bebida es la favorita de los músicos y tiene presencia garantizada en prácticamente todos sus videoclips. La presentación comenzó con el peso de Blood Like Cream, una franja bastante divertida que colocó la pista llena de la casa para moverse.

El sonido fuerte, intenso y ritmo singular del stoner rock, envolvieron a la platea en un enorme culto a la discografía de la banda. Las primeras notas de cada canción eran conmemoradas con gritos y palmas, las letras eran cantadas en coro de principio a fin y el movimiento de la platea era insistente - dividiéndose entre saltos y grandes ruedas punk.

Las pausas entre las canciones eran rápidas, dinámicas y había poco tiempo de interacción entre el público y la banda. Pero el objetivo era noble: entregar todas las pistas posibles para los fans y guardar la conversación para el final. El vocalista y bajista Aaron Beam confesó al público que en todos los años de carrera nunca había sudado tanto en un show - prueba irrefutable de la energía intercambiada con la platea brasileña.

En la 1h30 de show, la banda tocó sus principales éxitos de su disco autointitulado, Murder The Mountains, Only Ghosts y Whales And Leeches. Ellos terminaron la presentación con Prehistoric Dog, una de sus canciones más famosas y que no podría estar fuera del setlist. Cuando salieron del escenario ovacionados poco después de las 21h, todos sabían que eso no sería el final del show. Minutos más tarde, regresaron junto a dos pistas más: Hank Is Dead y Throw Up.

Antes de presentarse en Brasil, el vocalista bromeó en una entrevista con Blog N Roll que culparía a todo el país si el show fuera menos animado de lo que él esperaba. La noche probó que él no necesitaría culpar a nadie, sino agradecer por la cálida bienvenida de los paulistanos.

Reseña escrita por Danielle Cameira.
Fotografía gentileza de Flávio Santiago.



comments powered by Disqus