REVIEWS LIVE

KADV1

03 MARZO - FABRIQUE CLUB, SAO PAULO

KADAVAR EN BRASIL

Un sábado más de Rock n roll en la capital, todas las atenciones estaban dirigidas al trío alemán de hard rock Kadavar. El último paso de los chicos por Brasil fue en la gira del disco "Berlin", hace más de dos años. En ese tiempo el trío lanzó otro trabajo exitoso de crítica y público, el sombrío "Rough Times". Ahora la banda llega con un repertorio vasto y aún más afilado que nunca.

Para calentar el público desde temprano, fueron convocados los chicos de Disaster Cities, banda natural de Chapecó, Santa Catarina. El show en São Paulo fue el lanzamiento del primer trabajo de estudio de la banda. La presentación tuvo buena recepción por parte del público, que agitaba incluso sin conocer el repertorio de la banda. Con canciones pegadas y arrastradas, ciertamente influenciadas por el hard rock de los años 70, el grunge y el stoner metal de la mitad de la década de los 90, el cuarteto no podría tener lugar mejor para debutar en los escenarios de São Paulo, que en un show de Kadavar. Al final, fuimos sorprendidos por un cover pesado de la clásica Search and Destroy de los Stooges. Excelente presentación de los moleques.

En el momento en que Grindhouse elevó toda la atmósfera del Fabricio Club al extremo, cuerdas de estrado, una fusión entre el bajo y las dos guitarras, proporcionado un sonido estruendoso, la batería conducida por Gustavo Cardoso y los gritos del vocalista Leandro Carbonato, anunciaban el sonido del apocalipsis. Una actuación muy vigorosa de los chicos, una mezcla de doom metal con crust punk que también fue aprobada por el público, que en ese momento ya llenaba la casa. A pesar de ser la banda más pesada de la noche, no hubo problema, todo el fuzz de Disaster Cities ya había preparado el público para los riffs pesados de Grindhouse, que también llevaron el título “fofura da noite”, cuando el hijo del vocalista reconoció al padre en el escenario y gritó: "papá", el chico fue homenajeado con una canción de la banda dedicada a él.

Kadavar subió temprano al escenario para cerrar el evento, según lo programado. Cuando el trío entró en el escenario sólo se oía los gritos de los fans alucinados, los alemanes inmediatamente sintieron la vibración y respondieron con sonrisas en los primeros minutos.

KADV2

Como dijo el baterista Tiger en la conversación que tuvo con nosotros, el setlist fue variado, con canciones de los cuatro discos de la banda. En el caso de "Skeleton Blues" de la última entrega, y parando de ahí enmendaron con los riffs pesados de "Doomsday Machine" y "Pale Blue Eyes", esa secuencia dio un ritmo a la presentación, después volvieron con dos canciones más de "Rough Times", "Into the Wormhole" y "Die baby Die", además, que música, "Die Baby Die" en vivo gana más fuerza, se vuelve más rápida, un auténtico hard rock de la década de los 70.

El show siguió con canciones de los primeros discos, y con el público cada vez más feliz, bailando. El trío ahorra en las palabras, pero la cara de satisfacción de los tres es visible.

El sonido era perfecto, equalizado, la guitarra era alta, pero no sofocó el bajo y la batería montada al centro del escenario ganó más destaque. Es importante ese sonido cristalino en las actuaciones en vivo, ya que la banda se aprecia por ese sonido en el estudio, sumando el sonido con el visual retro de los chicos, tienes la sensación de ser transportado al pasado, aunque asistiendo a músicos nuevos, es un sentimiento bueno, un rescate de la década de oro del rock n roll, con algunas influencias modernas, después de todo, hablamos de músicos con un máximo de 30 y pocos años.

Son músicos de alto nivel que no se intimidan con el tamaño del nombre que ya lograron en la escena internacional, parecen presentarse como tres músicos de calle, vestidos con ropas antiguas, agitando y balanceando los cabellos.

Finalmente, quisiera resaltar el trabajo de Abraxas, sin querer rasgar seda, pero es la productora que trae los shows más diferentes a Brasil, en tiempos que los nombres clásicos se retiran de escena, es importante traer nuevas miradas al rock, algo fuera de la caja.

Reseña escrita por Bruno Nascimento.



comments powered by Disqus