REVIEWS LIVE

SOOON6

14 ABRIL - TROPICAL BUTANTA, SAO PAULO

SONS OF APOLLO EN BRASIL

En la noche del sábado, 14, el supergrupo Sons Of Apollo agració a los paulistas con un show poderoso y virtuoso. Contando con Jeff Scott Soto (vocal, ex-Yngwie Malmsteen, ex-Talisman, ex-Journey), Billy Sheehan (bajo, Mr.Big), Mike Portnoy (bateria, ex-Dream Theater, The Winery Dogs), Derek Sherinian (teclados, ex-Dream Theater, Black Country Communion), Ron “Bumblefoot” Thal (guitarra, ex-Guns N’ Roses), la banda ejecutó canciones de su álbum debut de lanzamiento, 'Psychotic Symphony', además de algunos covers y solos individuales.

La apertura fue por cuenta de República, que ejecutó canciones de su último disco, 'Brutal & Beautiful', otras que serán lanzadas en el futuro y un inusitado cover para "Head Like A Hole" de Nine Inch Nails. Formada por Leo Beling (vocal), LF Vieira (guitarra), Jorge Marinhas (guitarra), Marco Vieira (bajo), Mike Maeda (bateria), la banda hizo un show competente y dio la sangre para calentar al público antes de la atracción principal.

Exactamente a las 22h29m, las luces del Tropical Butantã se apagaron y la introducción de "Pretty Woman", de Van Halen, resonó en los PAs. Sin perder tiempo, Sons Of Apollo entró con la pesada y cadenciada "God of the Sun". Mike, Billy, Jeff, Derek y Ron hicieron que todos cantaran y saltaran. "Signs Of The Time", uno de los singles del disco de estreno, mantuvo el ritmo y agitó aún más al público. Después de "Divine Addiction", la banda ejecutó el primer cover de la noche, "Just Let Me Breathe", de Dream Theater, música del álbum 'Falling Into Infinity', grabada por Mike y Derek, cuando ambos formaban parte de la banda.

SOOON15

Jeff Scott Soto es prácticamente brasileño. Fan de la bebida "caipiroska" y presencia constante en el país con sus bandas y shows en solitario, el vocalista estaba muy cómodo ante el público. ¡Mandó hasta un “Vira, vira, virou!”, antes de beber un trago en la bebida que sostenía. Portnoy exaltó al compañero de grupo, compartiendo sobre cuando la banda solista de Jeff abrió un show de The Winery Dogs en Sao Paulo. "Yo estaba en el camarín viendolo cantar. En ese momento, tuve la certeza de que él debería ser el vocalista de este nuevo proyecto". A continuación, la banda tocó "Labyrinth" y el monstruo del bajo, Billy Sheehan, hizo el primer solo de la noche, con un enorme bajo de dos brazos. Muchos creen que los solos durante el show terminan siendo tediosos, pero Billy es un maestro en este arte, demostrando maestría, sentimiento y velocidad, sin caer en la mismidad de millones de notas por segundo.

Después de "Lost In Oblivion", vino uno de los puntos altos de la noche (en mi humilde opinión). Jeff Scott Soto hizo una especie de "solo vocal". Utilizando algunos efectos, cantó, a capella, "The Prophet's Song" (Queen). El resultado fue increíble. Ahora, con Bumblefoot a su lado, ejecutó "Save Me" (también de Queen) y dedicó la música al amigo Joe Lynn Turner (vocalista de bandas como Rainbow y Yngwie Malmsteen), que sufrió un infarto en la última semana y se encuentra en recuperación. Destacado para Bumblefoot, que en diversos momentos del show dividió las voces con Jeff y mostró tener una voz afinadísima y fuerte. Con la banda todo de vuelta al escenario, fue el turno de "Alive" de ser tocada, seguida por una especie de jam, liderado por Bumblefoot, utilizando el tema de la Pantera Rosa como base (algo que el guitarrista ya tocaba en la canción en la época en que formaba parte de Guns N 'Roses).

Siguiendo con "Opus Maximus", un solo de teclado de Derek Sherinian y "Lines In The Sand" (de Dream Theater), la banda salió brevemente del escenario e hizo algo inusitado. Volver al escenario sin Jeff. "¿Está Jeff? ¿Está en el bar? ". La respuesta vino con un "Sí, estoy!", Y allí estaba Jeff, en medio del público, tomando una bebida. Todos alrededor parecían incrédulos, algunos empezaron a acercarse e intentar tomarse una selfie con el vocalista. Y fue así que la banda tocó "And The Cradle Will Rock" (de Van Halen), con Jeff caminando entre el público con un vaso en la mano. No hubo caos, el público fue muy cooperativo y abrió el camino para que él regresara al escenario sin ningún problema.

La noche terminó con "Coming Home" y selló el primer concierto de Sons Of Apollo en Sao Paulo con llave de oro. Memorable.

Reseña escrita por Thiago Verpa.
Fotografías gentileza de Leandro Almeida (Rock Brigade).



comments powered by Disqus