This is an example of a HTML caption with a link.


ALB2

40 ANIVERSARIO DE "STAINED CLASS", EL ALBUM QUE REDEFINIÓ EL HEAVY METAL



Ayer 10 de febrero de 2018, se cumplieron 40 años del lanzamiento del álbum “Stained Class” de JUDAS PRIEST. Joey Divita, colaborador de “Loudwire”, recordó la fecha, afirmando que este trabajo fue el que “redefinió al Heavy Metal”. El texto se puede leer a continuación.

En 1978, la música heavy se encontraba en una encrucijada. Las bandas que encendieron la antorcha del hard rock a fines de los '60 y la mantuvieron encendida durante los años siguientes, se estaban desvaneciendo o desaparecieron. Deep Purple se había quebrado. Black Sabbath tenía solo un álbum con Ozzy Osbourne; sus mejores días fueron quedando cada vez más en su espejo retrovisor. Incluso el poderoso Led Zeppelin solo tenía un LP en el tanque, y In Through The Out Door apenas se comparaba con lo que habían desarrollado antes. Mientras tanto, los insustanciales ritmos de la música disco y los bailes “finger-ponting” amenazaban con sobrepasar al rock, y la mentalidad de "año zero" del punk rock amenazó con hacer obsoletas a las antiguas bandas de rock, particularmente a las bandas con músicos y cantantes virtuosos.

Y entonces, el 10 de febrero, Judas Priest liberó a Stained Class, alzando los estandartes del cuero negro tachonado que han agitado desafiantemente durante más de cuatro décadas desde entonces.

En el canon del heavy metal, el debut homónimo de Black Sabbath de 1970 se conoce generalmente como el primer álbum del género (con discos de Zeppelin, Purple, Jimi Hendrix, Cream, The Yardbirds, The Who, The Kinks, Blue Cheer y otros sirviendo como precursores). Pero si Black Sabbath de 1970 marcó el nacimiento del metal, el cuarto álbum de Priest, Stained Class, es cuando éste obtuvo su licencia de conducir. Cuando tienes tu propio movilidad es cuando realmente comienzas a alejarse de tus padres; es cuando comienzas a aprender lo que te gusta, lo que no y lo que representas. Es cuando comienzas a establecer tu propia identidad.

Rocka Rolla, debut de Priest en 1974, insinuó su futuro, pero es un álbum de rock con tintes psicológicos: uno sólido. En 1976 Sad 's Wings of Destiny y en 1977 Sin After fueron los siguientes, implementando sonidos que luego servirían como sellos del metal, pero desempolva esos álbumes (¡al menos una vez al año!) y las huellas dactilares del rock basado en el blues están en todas partes. Pero las habilidades de compositor de Priest se estaban volviendo más cohesivas, su ataque de guitarra más fuerte y crucial, Rob Halford todavía estaba explorando los límites externos de su rango vocal.

En Stained Class, Priest comenzó a establecer su identidad, social y visualmente. Y el heavy metal los siguió. Hasta este punto, Judas Priest no se veía muy diferente a Zeppelin o Purple. Ahora, estaban empezando a reemplazar su mezclilla con cuero, por una mirada más áspera, más dura. Su logotipo anterior y poco recordado en una fuente gótica fue reemplazado por su logotipo icónico más angular. Las letras se volvieron más oscuras, y la banda se alejó aún más de las influencias del blues de todos sus predecesores. Las guitarras gemelas de Glenn Tipton y KK Downing , el gemido de la sirena de Rob Halford y la tambaleante velocidad de su miembro más nuevo, Les Binks, estaban labrando el futuro del metal.

Stained Class, con la portada del LP luciendo una portada artística y un logo recién inaugurado y ahora icónico, es donde cinco alquimistas-Halford, Tipton, Downing, el bajista Ian Hill y Binks- transformaron la renovada marca de hard rock de Judas Priest en puro heavy metal. ¡Ciertamente "Stand by for exciter"!

Binks, cuyo enérgico trabajo galvaniza este sonido con una cabalgata de golpes dobles y rellenos maníacos, se presentó a sí mismo y al álbum en los primeros cinco segundos de la canción de apertura, "Exciter". Es considerada por muchos como la primera canción de speed metal. "Exciter" siembra las semillas del futuro thrash metal, y esto fue en 1978, un año antes de que Lemmy, Fast Eddie Clarke y Philthy Animal Taylor golpearan el tímpano del mundo con MOTÖRHEAD con los amenazantes Overkill y Bomber.

“Beyond the Realms of Death”, una composición fascinante, es perfecta. Binks, un baterista que también podía tocar la guitarra, obtuvo un crédito en la escritura de esta, por ser autor de la hipnótica apertura acústica, haciendo de la canción un trabajo de cinco hombres. Pasos caprichosos se ciernen sobre el suave aliento de Rob Halford, cuya voz se libera con la dolorosa relación del personaje con la vida. Los ritmos del coro, el martilleo y el chillido de un “Metal God” nivelan el estado de ánimo etéreo, más tarde impulsado hacia adelante en las pisadas de los golpes de Binks. Los solos apasionados y emocionantes caen hacia arriba sobre las alas de la continua hinchazón de la guitarra y las cuatro cuerdas de Ian Hill.

ALB3

Líricamente, esto representa el momento más oscuro de la Stained Class , aunque la competencia no fue poca. No hay un rastro de optimismo que se pueda encontrar, rápidamente llevando el hacha al cuello de los niños de las flores y sus sueños fútiles de utopía y de darle una mano al viejo mundo. Provenientes de Birmingham, una ciudad industrial inglesa, la vida no se veía a través de lentes de color rosa, no había "chicas con ojos caleidoscópicos", y todavía se asomaban los recuerdos de los restos de los constantes bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Por toda la relación de metal con la religión, Priest toma el término medio en "Saints in Hell", cuestionando la nobleza de un poder superior que dejaría a un mártir para soportar un "segundo Infierno" mientras se lleva a cabo una ejecución brutal. Mientras tanto, toman una mirada sombría sobre la sociedad por tratar las manifestaciones públicas de violencia como entretenimiento. "Saints in Hell" es una canción amenazante, y una de las más subestimadas de la banda, con una de las interpretaciones vocales más intimidantes de Halford.

A pesar del temible tema presente en Stained Class, fue “Better By You, Better Than Me” de Spooky Tooth lo que finalmente generó la mayor polémica. En 1990, culparon a Judas Priest de "enmascarar" un mensaje subliminal dentro de la canción que presuntamente decía "hazlo", que según una demanda civil era la razón por la que James Vance y Ray Belknap hicieron un pacto suicida. Belknap logró suicidarse, pero Vance, que se pegó un tiro en la cara, quedó gravemente herido y murió tres años después del trágico incidente de 1985. El caso, sin embargo, finalmente fue descartado.

Inexplicablemente, Stained Class se perfila como una especie de gema escondida en la discografía de Priest. Su valor no se pierde entre los fanáticos que lo elogian como un clásico casi indomable, pero generalmente se pierde entre la ola de linchamientos de metal que siguieron después como British Steel, Screaming for Vengeance y Defenders of the Faith. La producción, que mina la fuerza y el poder del dúo de guitarras más formidable del metal, incluso logra hacer que Halford suenea veces demasiado poderoso para el material. Es uno que todos desearíamos tener un productor diferente; La experiencia de Dennis MacKay fue principalmente con grupos de jazz/fusión como Curved Air, Brand X y Mahavishnu Orchestra. Si, digamos, Martin Birch (que había trabajado con Deep Purple y Rainbow, y más tarde, Iron Maiden ) hubiera comandado los tableros, este disco puede haber sido mejor presentado.

Y desafortunadamente, no hay muchas representaciones en vivo de estas canciones para ofrecer una alternativa a las versiones de estudio. “Beyond the Realms of Death” ha perdurado como uno de los temas más interpretados de Priest, pero la mayoría de los otros nunca se han tocado en vivo y otros solo un puñado de veces, mientras que algunos, como "Saints in Hell", nunca ha sido ejecutado en vivo.

En 1970, Black Sabbath proporcionó las herramientas esenciales para tocar heavy metal, frotando los palos para provocar el fuego que engendró el género. Ocho años después, Judas Priest, con su Stained Class insufló nueva vida a ese fuego.

Y solo unos meses después, Hell Bent for Leather completaría el pack del Heavy Metal de Priest, y en mayor medida, de Rob Halford, arrojando una imagen desafiante y audaz de tachuelas, cuero y cadenas sobre los fieles defensores del género y, juntos, estos discos crearon un prototipo que influyó en casi todo lo que vino después: Iron Maiden, Metallica, Slayer, Testament, Pantera, Sepultura y legiones de otros.

 


comments powered by Disqus